¿Por qué un Indie gano el mejor juego en 2018?

Los detractores a los videojuegos independientes suelen argumentar su rechazo a la carencia de grandes efectos visuales, esto también le suman un prejuicio ante el precio y la duración, de un juego Indie, asumiendo ellos, que un juego costoso significa siempre una mejor experiencia.  Para mí, todo esto es relativo y a veces todo lo contrario.

En la actual industria de los videojuegos, la llamada escena “Indie” goza de un gran momento desde algunos años. Aún Con vicios como la saturación de lanzamiento o la constante repetición de mecánicas clásicas, los juegos independientes aportan hoy en día propuestas frescas por un precio y una duración más justa; Y es que, los estudios “indie” se toman libertades creativas distintas a la de los grandes productores de juegos triple A. Como ocurre en el cine, las películas independientes suelen ser generalmente las propuestas más creativas arriesgadas; Al no tener imposiciones de estilo, ni condicionamientos comerciales exigidos por agencias, los desarrolladores de juegos independientes se permiten innovar libremente bajo ciertas limitantes como el presupuesto limitado o equipos mínimos.

Nuevas mecánicas y propuestas visuales artísticas, definitivamente son un oasis para quienes buscamos alternar entre la diversidad géneros existentes actualmente en la industria.

Ahora bien, esto no asegura que todo juego indie sea bueno y original como propuesta. Pero sin duda, los indies exitosos como Fez, Child of Light o Bastion, son experiencias alternativas en tiempos donde se estila llevar de la mano al jugador, explicando a cada paso (tutoriales) y limitando su libertad de decisión. Lo cual viene siendo todo lo opuesto en la propuesto por el vídeo juego independiente ganador del Bafta llamado “What remains Edith Finch”.

En “What Remains Edith Finch” jugamos desde una perspectiva de primera persona, de total libertad, al mejor estilo del clásico “Myst” nos ubicamos dentro una casa antigua, visitamos las historias íntimas y pasadas de los miembros de la misteriosa familia Finch, una aventura gráfica fascinate, oscura, de rol personal y surrealista dentro de historia de cada uno de los personajes.

En mi opinión, los BAFTA premian de manera más justa, en la edición de 2018 fueron muchos los merecidos ganadores en otras categorías, muchos de ellos famosos y de altos presupuestos, pero el jurado decidió premiar al juego del año a una aventura Gráfica, con una historia muy potente y de bajo presupuesto.

What Remains of Edith Finch is a story about family, the nature of life, and the unknowability of mortality. Gita Jackson

¿Por qué sigo jugando videojuegos después de mis 40 años?

Desde que tengo memoria en mi casa existían, entre mis juguetes de hijo único y por escogencia propia, consolas de videojuegos. Atari fue la primera de ellas, un regalo deseado en Navidad.  ColecoVision le siguió, luego un Nintendo NES y así.

Mantengo frescas memorias de la alegría y ansiedad de hacer amigos sólo por intercambiar un “cartucho” y probar un nuevo juego.  No importaba cuán lejos vivía esta persona, si era niño o adulto, todo un reto para mis 10 años.  Tres décadas después, sigo teniendo varias consolas en casa.  Portátiles, nuevas, clásicas que disfruto coleccionar, compartir y usar con frecuencia, a veces con cierto placer culposo.  Sigo jugando las sagas que me gustaban cuando niño, incluso con los mismos amigos de aquel entonces, sólo que a miles de kilómetros de distancia porque ya no somos vecinos.   

Los videojuegos me han enseñado tener buenos reflejos, memoria y coordinación espacial.  Otros a mejorar un idioma. Pero la principal razón por la que juego y seguiré jugando es que, hasta hoy, ningún otro medio artístico me requiere el nivel inmersión y participación como el de un videojuego.  El cine y la literatura no necesitan de mí para que las historias progresen.  Acá debo pulsar el botón o mover el control para avanzar.  

El formar parte de una banda de rock con amigos, el memorizar un mundo de plataformas para reconocer exactamente dónde debo saltar, el sumergirse en un universo fantástico como Hyrule, son cosas que la realidad no puede ofrecerme.  Amo jugar y no soy ciego ante sus vicios, pero creo fielmente que una buena sesión de videojuegos nos hace mucho bien.  Ya sea por simple entretenimiento virtual o por desconectarnos temporalmente de la actualidad y ser parte de otras realidades.

A34 ¨About Games¨ es un blog personal sobre este mundo que tanto disfruto.  Busco compartir mis memorias de épocas clásicas y opiniones sobre los juegos actuales que me interesan. Hablar de los valores estéticos, tecnológicos y sociales que reconozco en la industria, sin tendencias ni promoción de alguna marca específica. Espero llegarle a jugadores y a los no tanto, compartiendo lo divertido y simple que resulta darle a unos botones en buena compañía.